PALABRAS DEL PRESIDENTE

home_copywriter_team1

Presidenta Colegio de Arquitectos Pilar Urrejola D.

Comunicar es compartir, convierte lo propio en algo que se pone en común, que lo hace pertenecer a todos. Con ese espíritu de entregar y recibir, de tener un espacio de expresión y discusión sobre la arquitectura, es que el Colegio de Arquitectos de Chile recupera el largo camino recorrido por su Revista Ciudad y Arquitectura C/A para continuar acrecentando nuestras relaciones, promoviendo y ampliando nuestros vínculos con una disciplina fundada en acoger la vida que desarrolla cada ser humano.

Este elemento esencial, comunicar y compartir, para nuestro desarrollo como arquitectos ya en 1968 siendo Presidente del Colegio Don Moisés Bedrack, era una inquietud y una necesidad. El transmitir desde la fuente las actividades, pensamientos y proyectos que se debatían al interior del Colegio de Arquitectos, el que fueran un mensaje de estímulo destinado a vitalizar nuestra profesión hacia el ámbito exterior. Así se materializaba el primer número de nuestra C/A. En ella los escritos e imágenes han sido el medio de interacción que nos han llevado a aprehender y alcanzar las propuestas, experiencias e innovaciones que han dado cuenta del desarrollo de la arquitectura chilena durante cuarenta y ocho años.

Esta tarea ardua ha tenido momentos de frustración, cuando la necesidad de comunicarnos ha sido interrumpida, tanto para expresarnos como para recibir el contacto de otros y con ello dejar de lado los sentimientos de aislación. El mundo que nos rodea es en gran medida el que profesamos y el que nos ayuda a situarnos en relación con los demás para comprender el estado del arte, fijar puntos de referencia y trasmitir valores.

De allí el valor de este espacio de encuentro que entrega el Colegio de Arquitectos en donde se pretende ser un foro expansivo de ideas, presentación y discusión de proyectos con el mayor grado de profundidad posible sobre los temas de la ciudad y la arquitectura. Con esta naturaleza abierta por tradición, debe haber hoy accesibilidad para debatir con responsabilidad y consistencia todas las opiniones y visiones para recibir nuevamente a los arquitectos a manifestar sus planteamientos y propuestas a ser analizadas y debatidas en este medio que hoy retoma su continuidad.

Re emprender la publicación periódica de la Revista C/A en este período implica situarse en las condiciones actuales donde la arquitectura está inserta a la llamada “sociedad en red” en que el medio esencial de comunicación y la nueva forma de organización permite a los individuos de manera informal ser autogestores y libres para establecer sus vinculaciones.

La relación con las nuevas tecnologías es particularmente significativa en el caso de nuestra disciplina, al igual que en las artes, la representación es entendida como su lenguaje y por tanto su expresión se asocia a los medios culturales de comunicación actual. Ha existido una discusión clásica en relación al arte y la tecnología, ambas instancias son parte fundacional de la arquitectura y desde esa premisa es posible vincular las herramientas tecnológicas con un lenguaje de la imagen y del proyectar. Una nueva realidad conlleva implícitamente una manera de desarrollar el proceso de diseño y con ello las herramientas con las que se realiza. En la perspectiva del avance continuo de los medios, estas tecnologías se han incorporado al ámbito arquitectónico como condiciones y demandas propias de la sociedad contemporánea.

En esta forma la nueva C/A se presenta en dos formatos, la Revista Digital que permitirá una ampliación de lectores ilimitada y en simultáneo y una aplicación para los colegiados que permitirá llegar a todos los lugares geográficos, tanto nacionales como externos. La versión trimestral interactiva será complementada con un Anuario impreso que se hará llegar a cada uno de los arquitectos colegiados y que será el testimonio material que permitirá mantener a la vez una colección en papel y ajustarse con ello a los vaivenes comunicacionales.

En este nuevo escenario queremos invitar a todos nuestros asociados a intervenir vivamente en el debate de nuestras ciudades, a intercambiar inquietudes, a manifestarse frente a las políticas públicas relativas a la arquitectura, el paisaje y la geografía, finalmente ser actores con opinión en las materias disciplinares que nos interpelan. Incluimos en este llamado a todos y cada uno de los arquitectos chilenos y extranjeros a manifestar sus ideas e inquietudes de modo de constituirnos entre todos en un núcleo de pensamiento que pueda hacer su contribución en un devenir que permita a los habitantes participar y sentirse estimulados y amparados en un hábitat que acoja la vida contemporánea.

Finalmente debemos agradecer el esfuerzo y dedicación del Directorio anterior del Colegio de Arquitectos que tuvo el coraje de hacerse cargo de las dificultades existentes de una situación endeble. Volver a pensar en solventar de otro modo nuestra esencial necesidad de encontrarnos y vincularnos a distancia en la revista Ciudad y Arquitectura para reiniciar el recorrido de nuestro lugar de encuentro de manera más efectiva en lo práctico y con sentido contemporáneo en los temas de fondo.

Los encargados de ello, y a quién debemos también nuestra gratitud y en quienes ponemos nuestra esperanza es el nuevo equipo editor liderado por Macarena Cortés, ellos han asumido esta etapa que esperamos sea, con el aporte de todos y cada uno, la proyección del rol que la revista C/A debe asumir.