VIVIENDA SOCIAL RURAL FNH

FICHA TECNICA

Nombre de la obra: Vivienda social rural FNH

Nombre arquitecto a cargo: Mauricio Lama Kuncar, Arquitecto – Waldo Bustamante, Ingeniero

Nombres colaboradores: Pierre Lavigne (Ingeniero climático francés invitado). – Alejandro Armstrong, Matias Bucci, Pablo Peñalosa (Dibujo) – Luis Codoceo (Constructor)

Mandante: Fundación Nuestros Hijos

Ubicación: Gultro y Lolol

Programa: Vivienda Social

Superficie terreno: se instalaron como viviendas rurales, difícil de determinar dado que fue en diversas parcelas

Superficie construida: 48m2

Material predominante: madera de pino cepillada e internit

Palabras clave: vivienda social, emergencia, diseño pasivo, sustentabilidad, eficiencia constructiva

MEMORIA

Encargo: Las viviendas FNH nacieron como un encargo especial de La Fundación Nuestros Hijos, enfocada en trabajar con niños que padecen cáncer y que son de escasos recursos.

La casa no debía tener mas de 50m2 para albergar familias de 3 a 5 integrantes, dependiendo del caso, para poder ampliarse, ya sea para la misma familia o para sus parientes, y no superar los 6,5 millones de pesos (costo construcción año 2010) con instalaciones sanitarias y buenas terminaciones al interior.

El objetivo era suplir de viviendas a las familias de la Fundación, quienes perdieron la suya el 27F en zonas rurales, siendo esencial por la delicada salud de los niños entregando los más altos estándares térmicos, lumínicos y ventilación.

Dentro de los parámetros económicos y sustentables se buscó eliminar la imagen clásica de vivienda social para darle mayor carácter arquitectónico; mejorando su espacialidad en vertical 3,2 m en los recintos más amplios, y haciendo uso del color (que los niños seleccionan), como factor de identificación y participación en el proyecto a modo motivacional, en sus respectivos procesos de recuperación.

Diseño de arquitectura pasiva:

La distribución de los recintos de habitación se ordena hacia el norte; por el contrario,  la cocina y baño se orientan hacia el sur. En ambos sentidos se diseñan aleros que fueron estudiados para diferentes funciones; al norte se miden en relación al tamaño de las ventanas como protección solar que permite menores ganancias en verano y altas ganancias térmicas en invierno. En cambio, al sur se disminuye su tamaño para servir como protección de lluvias en el acceso y a su vez ocultar las instalaciones de gas.

En las fachadas oriente y poniente no se hicieron ventanas,  para impedir gastos extras en protecciones solares y ganancias extremas en los recintos interiores por radiación directa que los aleros no pueden cubrir.

La flexibilidad fue pensada para posibles crecimientos del grupo familiar o una mayor necesidad espacial, ya que incorpora en su estructura de paneles interiores, adaptaciones para permitir diversas etapas de crecimiento:

  1. 3 dormitorios.
  2. Una cocina independiente, con mayor estar y comedor.
  3. Posibles adosamientos de vivienda o volúmenes extras.

Componentes y materialidad

Los materiales utilizados, tanto en la estructura como revestimientos y de aislación térmica, se han seleccionado bajo el criterio de que no emitan gases contaminantes en su vida útil, pensando especialmente en los niños afectados por cáncer y los que son susceptibles a los residuos y partículas en suspensión.

El muro panel de las 4 fachadas y la cubierta poseen una cámara de aire ventilada exterior, con aislación continua, basándose en una tecnología analizada y estudiada en el marco de un proyecto de investigación, en el Centro de Innovación y Desarrollo de la Madera de la PUC y financiado por FONDEF de la Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología. La que a aparte de hacer como colchón térmico, permite evacuar humedad que pudiera introducirse al muro por efecto de lluvia combinada con viento.

Finalmente, se comprobó, por vía de mediciones in situ con dataloggers (ver gráficos), que la orientación y tamaño de los recintos,  en conjunto con la  cámara de aire, dan cuenta que la aislación continua y el radier de hormigón, hacen que al interior de las viviendas las temperaturas estén casi a 10 grados de diferencia con el exterior en días cálidos y fríos, o sea para las temperaturas de la zona, la vivienda logra el estándar de confort térmico deseado.

El señalado estándar térmico se manifiesta en que la demanda de energía de calefacción disminuye en al menos un 50 por ciento, si se le compara con una que cumple con los estándares mínimos exigidos en Chile para la zona en que éstas se emplazan.

Los muros presentan una aislación térmica de 60 mm, con transmitancia térmica igual a 0,73 W/2m°C. Este valor considera todas las singularidades en esquinas, en pilares y vigas de madera (la que también tiene un buen estándar térmico).

La cubierta considera 100 mm de aislante térmico, lo que implica una transmitancia térmica de 0,58 W/m2°C. (La Reglamentación térmica exige 80 mm de aislante para la zona).

Para generar la ventilación de salubridad se le han incorporado ventilaciones controladas con ductos de PVC de muros horizontales en las partes más altas de los recintos, con el objetivo de permitir la ventilación controlada y evitar condensación de vapor de agua al interior de la vivienda en los meses más fríos.

PLANIMETRÍA

Planimetria5-mauriciolama

Corte aa ver


Corte BB ver


Detalles 3 -4- 5 ver


Detalles 1 y 2 ver


Elevación Norte ver


Elevación Oriente ver


Elevación Poniente ver


Planta Op1 ver


Planta Op2 ver


Planta OP 3 ver


Escantillón ver