EDITORIAL: LA DEUDA HABITACIONAL, ACTUALIZANDO DESAFIOS

editorial

El número 152 de la Revista C/A, primer número de la nueva revista digital, abre una etapa que modifica el tradicional formato impreso, apostando por una amplia difusión a sus lectores a través de la web. Esto permite asegurar la sostenibilidad y periodicidad de la revista en el tiempo. Este ciclo está acompañado de una nueva forma de generar el contenido de la revista a través de convocatorias abiertas por medio de las cuales un comité científico evaluará y seleccionará las propuestas .

Los primeros tres números de la revista digital, correspondientes al año 2016, se centran en La Deuda de Chile entendiendo con esto las demandas sociales que el país está enfrentando en la actualidad. Para cada número se ha propuesto una temática especifica: La Deuda Habitacional, La Deuda Educacional y La Deuda en Salud. Por medio del desarrollo temático de estos tres tópicos se propone analizar, cómo la arquitectura ha contribuido y contribuye a satisfacer estas demandas a través de la reflexión crítica de la disciplina y sus proyectos.

El número 152 dedicado a explorar La Deuda Habitacional, propone alimentar el debate sobre los desafíos que plantea el desarrollo habitacional para nuestras ciudades. Temas como la segregación social y espacial, la vulnerabilidad y la relación entre el centro y la periferia son algunos de los aspectos que se extrapolan de los artículos aquí publicados. En el marco de esta categoría de problemas, recaen también las zonas del territorio nacional sujetas a los complejos procesos de reconstrucción habitacional y urbana por causa de los desastres naturales cada vez más frecuentes.

Los gobiernos chilenos han realizado grandes esfuerzos por resolver el déficit de la vivienda social, especialmente a lo largo del siglo XX. Las diferentes propuestas que se encargaron de éste problema desde un inicio, fueron desarrolladas bajo grandes paradigmas de innovación y otras veces, sólo como respuestas comerciales cuyo fin era buscar el mayor grado de rentabilidad económica. Es entre estos dos extremos en que oscilaron constantemente las soluciones y, si bien el País demostró gran capacidad de desarrollo institucional, normativo, legal, urbano y arquitectónico, el déficit aún no se ha extinguido por completo.

Los artículos y obras aquí reunidos proponen reflexionar, desde un panorama amplio, entorno a las múltiples entradas que atañen a la endémica deuda habitacional chilena. De ellos destacan textos que analizan las modificaciones en el campo normativo y las políticas de vivienda (Bresciani, Gómez, Acuña, Rodríguez, Valenzuela), como los que reflexionan sobre las condiciones de habitabilidad a través de las condicionantes bioclimáticas y energéticas (Armijo, Agurto).

Este espectro de propuestas, apuntan a reflexionar tanto en las condicionantes normativas como económicas que regulan la vivienda social. La discusión constante sobre la calidad de las viviendas, su capacidad de absorber el crecimiento de las familias y su ubicación en la ciudad, son aspectos compartidos por todos los arquitectos que se dedican a este tema pero que entran en crisis al momento de traspasar los proyectos y las propuestas al mecanismo de la política pública del ámbito habitacional. En esta dinámica compleja la figura de Alejandro Aravena (ganador del Pritzker y curador de la Bienal de Venecia) y del Equipo Elemental junto a oficinas como Undurraga -Devés, han sabido demostrar con propuestas, que sí es posible realizar cambios fundamentales que apuntan a una mejora sustantiva de las soluciones habitacionales. En su última conferencia de prensa, dada el 5 de abril del 2016 en la ONU, Aravena fundamentó la necesidad de devolver al proyecto su la capacidad de dar respuestas inteligentes a los problemas de la vivienda, respuestas que superen la fase de diagnóstico o estudio.

Con un discurso simple y por lo mismo incisivo, Aravena no solo ha logrado posicionarse como un referente mundial para la arquitectura contemporánea, si no que ha puesto el foco de atención en algunos temas sólo aparentemente periféricos a la disciplina arquitectónica, como: segregación, inequidad, sanidad, desastres naturales, escasez de vivienda, migración, informalidad, crimen, tráfico, basura, contaminación. Posicionar el proyecto de arquitectura como la clave y el centro desde el cual iniciar un proceso de mejora y solución es un mensaje claro y potente dirigido a todos los arquitectos y urbanistas preocupados por la ciudad y la sociedad.

Esperamos que el número 152 de la nueva Revista C/A en su formato digital, dedicado a reflexionar sobre La deuda habitacional sirva, como sirvió en el pasado esta importante plataforma gremial, para alimentar el debate y contaminar a la sociedad, el mundo político-institucional o el económico con ideas, propuestas y aspiraciones capaces de seguir influyendo en pro del desarrollo social y cultural del País.